EL PERIODO DE ADAPTACIÓN DEL NIÑO

la adaptacion de los niños

En estos días, se aproxima la vuelta a la rutina para algunas familias, la vuelta al cole de algunos niños y el inicio para otros de su etapa escolar,  y en mi caso, también para los niños nuevos que vienen al hogar.

Para la mayoría de los niños que se incorporan por primera vez a una escuela infantil, supone una separación de su círculo más cercano “la familia”.

Los educadores debemos transmitir confianza y positividad ante este nuevo cambio, que en ocasiones supone un gran trauma.

Es por todo esto que la comunicación y la confianza entre los padres y el educador, permitirá conocer que pautas se llevan en el espacio educativo, y de esta manera crear un línea conjunta educativa que permita la adaptación y el cambio de la manera mas natural y positiva para el niño.

Es recomendable adaptar los horarios de la casa a los de la escuela infantil que les permitirá a los pequeños crear unas rutinas que les darán a estos una sensación de seguridad y estabilidad. Proporcionarle poco a poco la autonomía en rutinas que se trabajan en la casa, como ponerse y quitarse la chaqueta, subirse los pantalones, etc. Esto les ayudará a ser más autónomos y a adaptarse con mayor facilidad a los hábitos de la nueva rutina.

Si aparece durante este periodo alguna conducta regresiva, como enuresis, no debemos alarmarnos, no hay que vivirla de manera negativa, ni darle prioridad, ya que tendrá que desaparecer cuando el niño haya realizado su periodo de adaptación.

Es importante saber que cada niño tiene un período de adaptación diferente, y tenemos que respetar los ritmos individuales de cada uno de ellos, en algunos casos es muy corto, pero en otros puede tardar semanas o algunos meses, esto depende de muchas variables, como la personalidad del niño, si ha tenido contacto con la escuela anteriormente, etc.

A este período puede ayudarnos el leer con ellos algunos cuentos que reflejen el período de adaptación, y a través de ellos se verán reflejados dándoles tranquilidad.

Es muy importante acompañar al niño durante este período, que no se sienta solo en ningún momento, debemos ser empáticos con ellos y que sientan que los acompañamos en sus sentimientos.

En la mayoría de los casos los niños sienten un abandono por parte de la persona que ha estado a lo largo de su corta vida cuidándolo, es por eso que debemos tratar este período con mucho respeto hacia los sentimientos del niño, y de ninguna manera minimizar su malestar, si es que lo tuviese.

También es aconsejable que este periodo se lleve a cabo conjuntamente con la familia, que alguno de los padres se quede un ratito con los niños, para crear confianza, seguridad y sobre todo ayudar a crear el nuevo vínculo que debe existir entre el niño y la persona que lo va acompañar durante ese año escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *